Dispensario

DIMEDIMALI-ÁFRICA construyó en 2011 un dispensario médico anejo a la Escuela ‘Mohamed Barry’, con la que se colabora (allí estudian los niños y niñas apadrinados). En un principio, se le dotó de un grupo electrógeno con placas solares pues, en aquellos años, la corriente eléctrica era un lujo en muchos barrios de la capital, Conakry, y estaba sujeta a “turnos”. Desde 2015, la corriente es general y constante en buena parte de la ciudad, aunque los cortes no son infrecuentes.

 

La construcción, más la dotación de materiales (muebles, camillas, instrumental médico) y medicinas supuso un notable esfuerzo económico. En la plantilla fija encontramos a un médico y una enfermera que se encargan de la gestión cotidiana y de la atención primaria (gratuita para los niños apadrinados) y a precios populares para todos los alumnos de la escuela y le barrio de Hamdallaye en general. También pueden consultarse gratuitamente los limpiabotas acogidos al “Proyecto Cireurs” de GUINEAR.

 

Tras algunos problemas legales que han tardado en solucionarse, se ha intentado relanzar el dispensario con el horizonte de que acabe siendo autosuficiente económicamente.

 

El personal médico del dispensario realiza visitas periódicas al pueblo de Diassia para pasar revisión a los niños y niñas apadrinados, así como a cualquier persona que lo necesite.

dispensario guinear-dimedimali

Estas son imágenes de la instalación del grupo electrógeno solar:

dispensario guinear-dimedimali

 

dispensario guinear-dimedimali